Home » Bienvenida » El evangelio de Guru Nanak

 

“El maestro de esta gloriosa Era de Acuario es Guru Nanak. Por sus enseñanzas y el ejemplo de su vida, las personas de hoy podrán encontrar la guía, la inspiración y el valor para enfrentar las pruebas de estos tiempos, y así caminar por el sendero de la rectitud y a la luz de la Verdad.”

Yogui Bhajan.

gurunanak cartoon

Hace 500 años Guru Nanak (el primer Guru de la tradición sikh) viajó por toda la India y por diversos países de Oriente, esparciendo humildemente el nombre de Dios. Poderosos gobernantes, orgullosos hechiceros, altivos sacerdotes y escépticos siempre dudosos decidieron postrarse ante la luz de su Verdad.

Este es solo un pasaje donde se narra la perdurable historia de Guru Nanak, la que transmite, con extraordinaria sencillez, la conducta y el pensamiento de quien se encuentra profundamente imbuido en el amor y en la conciencia divina. Guru Nanak, con su extraordinario sentido práctico, enseña que el ser humano debe mantener una relación con el Ser Supremo en forma permanente y sin intermediarios; propone que la manera de lograrlo sea mediante una vida recta y virtuosa, buscando la realización a través del ejercicio diario de ser alguien de bien. Destaca la naturaleza divina del ser humano y de sus verdaderos valores.

CAPITULO XIII – EN EL REINO DE LAS BRUJAS

Luego partieron y siguiendo su camino llegaron al país de Kamarup. Un día Mardana estaba muy hambriento y fue a la casa de una mujer, quedándose de pie ante ella. Esta lo llamó y lo hizo entrar preguntándole si deseaba comer algo. Cuando Mardana se hallaba descuidado, cayó sobre él y lo maniató, y convirtiéndole en un carnero se montó sobre él. Luego lo dejó bien seguro y se fue a buscar agua. Entonces Nanak llegó a la casa y viendo a Mardana, riendo, comenzó a balar como una oveja. Cuando la maga regresó con su jarra de agua, Guru Nanak le preguntó: -¿Ha venido por aquí mi amigo? -Nadie ha venido, míralo tú mismo -respondióle ella.
Y al decir esto, la jarra de agua que llevaba en su cabeza se quedó pegada como castigo a su falsedad.
Cuando Nur Shahi, la reina maga, oyó lo que había ocurrido, ordenó que todas las brujas del país se presentaran inmediatamente.
Todas y cada una de ellas estaban versadas en un arte o conjuro especial. Una vino montada en un árbol, otra en una piel de ciervo. Otra se presentó sobre la Luna, y otra acompañada de un tigre. Los tambores resonaron y todas comenzaron a practicar sus hechizos y sortilegios.
Cuando el Baba vio a Mardana atado, se rió abiertamente y le dijo: -Mardana, pronuncia el Nombre, inclina tu cabeza y toma tu cítara.
Mardana se inclinó y las ataduras se rompieron. Y tomando su cítara acompañó con sus notas la dulce voz del Maestro.

Siempre cuido a mis devotos
más que a mi ser les quiero
aunque sucumban ante las redes del deseo
una y otra vez les libero.

Terminada la canción, ni una sola palabra fue dicha.
En esto llegó Nur Shahi con sus mejores discípulas montada en un carro de papel, y comenzó a recitar sus mantras y exorcismos.
Y Nanak exclamó: “Bravo, bravo”. Finalmente Nur Shahi se cansó de aplicar sus encantamientos, que no causaban el menor efecto y avergonzada por su fracaso guardó silencio.
Los músicos reales comenzaron a batir sus tambores, y al son del laúd, la flauta y la cítara, las brujas empezaron a danzar y a cantar. Bailaron la danza de las llamas y la danza de las espadas y las lanzas; bailaron la danza de las estrellas y la danza del espacio, y por último la danza de las flores al viento.
Nur Shahi se dijo: “Le engañaré con la Maya”.
Y trajo ante él los más costosos y preciosos objetos: perlas de Malasia, joyas, oro, plata, coral, alcánfor, riquísimas vestiduras de seda y gasa; todo lo que en el mundo existía lo colocó delante de él y trató de incitarle a que deseara algo. Pero Guru Nanak por toda contestación ordenó a Mardana que tocase su instrumento y comenzó esta bellísima canción:

Los poderes y las artes
no conducen a la liberación
Son sólo la antesala de la perdición.
¿Dime reina, para qué quiero tus riquezas
si poseo la esencia que las origino ?

El Santo Nombre del Señor
es la fuente de la creación
por la gracia del verdadero Guru,
si suplicas, se te otorgará.

El Santo Nombre del Señor es la fuente de la creación por la gracia del verdadero Guru, si suplicas, se te otorgará.

Después de que hubo terminado, aquélla se arrojó a sus pies, y exclamando: – ¿Cómo alcanzaremos la salvación, oh Rey de Reyes? Nanak contestó: -Pronuncia el Nombre en tu interior y vuestras vidas serán salvadas.
y la reina maga, junto con todas sus hechiceras, se postraron a sus pies, abandonaron sus malvadas prácticas y se volvieron devotas del Santo Nombre.

Sat nam _ – _

Extracto del libro Vida y Enseñanzas de Guru Nanank.

 

Dev Mukh Singh (Francisco Rangel)

Psicólogo integral y Maestro de Kundalini Yoga y Meditación

Ponte en contacto conmigo y con gusto resolveré tus dudas, escríbeme a escuelanandayoga@gmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply