kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen



Home » Bienvenida » EL MENSAJE DE SEPT

En su libro “El papiro de Sept” la autora Isabel Pisano, nos presenta una historia fascinante que a través de diferentes personajes y etapas de la historia, trata de develar el enigma mas grande que el hombre se haya planteado jamás ¿cuál es nuestro origen?

Dentro de la ciencia ficción con la que es contada esta historia, uno de los personajes que no pertenecen a este mundo, hace una reflexión acerca de la vida humana. Me parece que contiene un mensaje sumamente profundo y reflexivo del porque existimos y del porque estamos aquí.
Hoy me gustaría compartírselos, y si tienen la oportunidad de leer esta fascinante historia, no se van a arrepentir.
Del libro “El papiro de sept” :
“…Y los exterminamos en las orillas del mar Muerto, pero sobrevivieron primero al diluvio y luego a nuestra cruzada. Intentamos conocer el origen de esa fuerza inextinguible. La pauta me la dio un terrícola que hice morir en el martirio. Le cogí una mano, y lo que me transmitió fue extraordinario. Él sentía cada célula de su cuerpo, era consciente de cada partícula infinitesimal del mismo. Entendí entonces que el significado de la vida de los hombres en la Tierra se aleja del objetivo que nosotros nos planteamos al crearlos en la Casa de la Vida. han recibido un don de la energía universal que nos ha alumbrado. El existir solo para acrecentar la conciencia del ser y estar al servicio de algo mayor que ella misma. Y eso se nos ha escapado.
Ellos pueden parar una catástrofe segundos antes de que suceda. Los terrícolas se alimentan de la energía del Cosmos que yace en su interior y a su vez el Cosmos se alimenta de ellos. Sé que cuando mueren vuelven al origen del Todo. He podido vislumbrar eso que entre ellos llaman “alma” como una luminosa, deslumbradora partícula infinitesimal luz. En esa luz yace en el principio y el fin, la razón de todas las cosas , la contemplación impasible y sublime del entero universo. La elección es posible vivir para siempre o morir y ser consumido.
No todos lo saben, a una gran parte hemos logrado neutralizarlos con nuestros métodos, pero otra resiste. Son los que se han librado de la importancia personal, de su ego. El humilde encarna al hombre inmortal, y es inútil intentar destruirlo.
Nosotros, que hemos viajado de un lado a otro en el universo, trazado el mapa del cielo del sistema solar, bautizado esta tierra entre dos ríos como el Reino de los Cielos, comprobamos con envidia que ellos viajan sin moverse del sitio, que pueden llegar a los confines ilimitados del universo, más allá de cualquier posibilidad de comprensión. Se adentran en la región desconocida imposible de localizar en el espacio y en el tiempo en que transcurre nuestra existencia. Hasta ahora creíamos que el reino de los cielos era nuestro reino, pero ya no sabemos a quién pertenece.

Cuando redujimos la vida del hombre a la de una hormiga se produjo en él un efecto indeseado: se ayudaban entre ellos, se unían, se compadecían. Inventaron palabras nuevas: “solidaridad”, “sentimiento”, “altruismo”, “esperanza”, “amor”, “compasión”. Palabras que en nuestra lengua no existían. Intentamos destruir con cosas materiales: les pusimos delante el oro que brillaba con fuerza, el vicio, la comida. Muchos se perdieron pero otros se mantuvieron fieles a ese espíritu divino, a esa semilla cósmica indestructible. Esos hombres y mujeres son inmortales porque merecen serlo. Si ellos sobreviven a la catástrofe, muchos de nosotros también lo harán. Si los hombres quieren seguir en este planeta deben rechazar lo que bajo distintos aspectos se les ofrecerá: todos nuestros dones y ofrecimientos están empozoñados.
Y ellos están destinados a descubrir los caminos interiores, entre el miedo que paraliza, la desesperanza, la desolación y la injusticia, la muerte, la soledad, la guerra, las enfermedades, la impotencia.
Los hombres a los que arrebate la vida eran alumbrados por una luz que venia desde lo mas lejano del universo. Una llama inextinguible que los ayudaba a salvar obstáculos, a esquivar emboscadas, a recorrer desiertos, a subir con fatiga las montañas, a salir de las cuevas. A guiar sus pasos hacia la iluminación honrando el milagro más sublime de la energía inteligente del Cosmos: la vida.”
iSABEL PISANO ok
Titulo: El papiro de septiembre
Autor: Isabel Pisano.
Editorial: B de Bolsillo.

Compartido por Moisés Schiaffino
Screen Shot 2013-05-22 at 14.19.58

Recibo tus comentarios
moy.schiaffino@hotmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply