Home » Bienvenida » El mundo interior

Es un conocimiento de cultura general que el cerebro humano cuenta con dos hemisferios. El lado izquierdo o mejor conocido como el hemisferio “lógico y razonable” es el que se encarga de todos los procedimientos de entendimiento sobre el mundo. Gracias a el podemos realizar operaciones matemáticas, desarrollar el sentido de la ubicación y sacar conclusiones en base a experiencias pasadas. Es en pocas palabras nuestro lado racional.
El otro hemisferio, el derecho, es el “intuitivo u onírico” aquel que se encarga de la creatividad , los sentimientos, el responsable de procesar todas las sensaciones que percibimos a través de nuestros sentidos. Para terminar pronto es nuestro hemisferio emocional.

El mundo moderno nos invita día con día en todas nuestras actividades a ser cada vez mas lógicos y racionales, seguimos ordenes y patrones ya establecidos que procesamos lógicamente y que no nos motivan a utilizar aquello con lo que hemos sido dotados y es una de nuestros grandes tesoros que poseemos como seres humanos: la imaginación.
brain colores

Es un proceso tan complicado y tan complejo que desde la antigüedad se le han dedicado decenas de tratados filosóficos y estudios psicológicos, a pesar de eso aun se conserva como un componente psíquico lejos de ser descifrado.
La imaginación es aquel poder creativo que reside en cada mente, es la que nos hace construir mundos internos que podemos concebir sin recibir estímulos exteriores. Esa facultad existe solamente dentro de nosotros y no depende de factores externos, pero momento a momento la perdemos sin darnos cuenta de ello.
Al llevar estilos de vida que no implican que utilicemos demasiado este recurso debilitamos el “músculo” que lo desarrolla. Nuestras rutinas tan bien estructuradas no dan cavidad a espacios que promuevan actividades “creativas” que estimulen y desenvuelvan este gran poder, por lo que dejamos a un lado nuestro mundo intuitivo (o nuestro yo interior). ¿Qué pasa cuando no nos ejercitamos? Perdemos fuerza, lo mismo pasa con el hemisferio del cerebro encargado de construir este mundo que solo existe en cada uno de nosotros. Es por ello que de pronto nos sentimos “vacíos” como personas. En la gran maqueta de nuestra personalidad, nuestro reino interior sigue sin construir, somos una llanura plana que realiza actividades ya estructuradas pero que poco o nada tienen que ver con lo que realmente hemos “idealizado” que debe de ser la vida.
Hay que procurar acciones que nos lleven a estimular este hemisferio olvidado para que así el binomio “razón-sentimiento” se complete y nos lleve a que cada acción que cometemos sea realizada con completa humanidad conciente. Solo así nuestra vida será lo que pensamos y sentimos que debe ser, solo así llegaremos a la plenitud.

APphoto_Burning Man

La imaginación es la que nos lleva a construir los sueños de un futuro mejor, en ese futuro están implícitos nuestros ideales, nuestras añoranzas y todo aquello que sentimos que nos llevará a la realización de nuestro ser. En cierto modo estamos creando un mundo que aun no existe pero que estamos esperanzados a que sea así. En cierta manera se puede decir que estamos realizando un proceso “precognitivo” o premonitorio como se le conoce comúnmente, es decir, estamos desarrollando una visión de algo que aun no ha ocurrido. Esto nos ayuda a entender el presente como un resultado y a la vez como una preparación de futuros aconteceres. Pero si jamás conectamos con esa parte que construye este camino, estaremos errando sin sentido.
Rescatemos nuestro mundo interior solo así podremos descubrirnos a nosotros mismos. Su valor consiste en iluminar nuestro “ahora” ayudándonos a vislumbrar un camino de trabajo interior que nos oriente para entender quienes somos y cuál es nuestro lugar en el universo. Un camino de autotransformación que es el propósito de la vida humana.

Moisés Schiaffino

Screen Shot 2013-05-22 at 14.19.58
escribeme a moy.schiaffino@hotmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply