kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen kimsin sen



Home » Bienvenida » La batalla de los sueños

“No te rindas en el camino a tus sueños” “Conviértete en el dueño de tu vida”
“alcanza y vive tus ideales” “Nadie puede decirte como vivir tu vida, solo tu eres el arquitecto de tu destino”

¿cuántas veces leemos o escuchamos estas frases a diario? ¿Cuántas veces al día nos sentimos culpables por no vivir “heroicamente” tratando de alcanzar lo que mas añoramos?

things-to-do-in-lucid-dream moy

Es sumamente difícil el día con día llevar a cuestas la carga tan grande de que debemos dedicar todos nuestros esfuerzos y energías a lograr nuestros deseos, esos que según cada uno de nosotros, forman nuestras realización personal y llenan de sentido nuestra existencia.
Para algunos es viajar con una mochila al hombro alrededor del mundo, para otros es realizar una profesión que no tiene nada que ver con un salario u oficina, para otros es una vida llena de comodidades, lujos y vivir holgadamente, y entra tantos y tantos anhelos se forma un infinito catalogo de sueños que tienen que ver exclusivamente con cada personalidad. Cada uno sabe que es lo que verdaderamente le hace feliz o al menos tiene una idea. ¿sabes cuales son tus sueños e ideales?
Pero, ¿con que nos tapamos en ese camino a nuestra realización? Para empezar, si uno es perezoso al soñar basta con que tomemos el modelo ya establecido de una vida “como debe ser” para seguir esa vía al pie de la letra y antes de morir sentirse satisfecho porque “ya la hizo”.
Los pasos son muy sencillos: Estudiar una carrera, desenvolverse en un ámbito laboral de acuerdo a la profesión (en la cual muchas veces las habilidades natas poco o nada importan) o en su defecto si no se estudia pues directo a trabajar. Si bien nos va, ahorrar lo suficiente para poner nuestro propio negocio o por el contrario ascender en el organigrama empresarial hasta ser “gerente”. Encontrar una pareja, formar un hogar, tener hijos, seguir trabajando para darle a esas nuevas criaturas las mismas “oportunidades” que tuvimos nosotros para después pararnos el cuello orgullosamente porque nuestra contribución de producto humano al mundo ha sido provechosa. Trabajar todo el año para tener 15 días de vacaciones en los cuales procuramos alejarnos a toda costa de los pensamientos de nuestro trabajo (que es el que nos esta llevando a nuestra realización) y entonces volver a trabajar para asegurar que de viejos cuando ya no podamos laborar, tengamos ahorros para asegurar que a partir de entonces no tengamos de que preocuparnos hasta el momento de morir. (A menos que los hijos se lo gasten todo antes pero eso es tema de otro momento.) En esta carrera no queda tiempo para nada más, la vida es corta, hay que vivirla al máximo, (la vida que nos han dicho que vale la pena vivirla así) hay que demostrar que somos mejores y mas aptos que los demás pero sobre todo que somos “exitosos” y para eso ¿qué se necesita?

¿El motor de esta gran travesía? El dinero, producir dinero para no tener preocupaciones, para pagar la renta, la colegiatura de los chamacos, la comida, las vacaciones, la mensualidad del coche, la ropa, alguna que otra vez un gustito, una cena o el cine. Dinero para vivir como se debe vivir. Y es que siendo realistas ¿qué se puede hacer sin dinero?

desesperaci_n_ante_el_fracaso moy

Vivimos bajo una estructura que hasta para alcanzar nuestros sueños se necesita dinero, es decir nuestras aspiraciones tienen un precio, un precio que mucha veces no podemos pagar y llega el lamentable momento en que decidimos renunciar a ellos. Después de esa desoladora determinación, simplemente nos dedicamos a seguir el programa esperanzados que de viejos tengamos tiempo para vivir un poco como quisimos.
No es culpa de nadie el seguir este modelo porque en muchas ocasiones es el único que conocemos, pero personalmente me cuestiono ¿es el único modo de vida que existe? ¿nuestras alternativas de una experiencia vivencial se limitan solamente a esa opción? Y la pregunta que mas taladra mi mente ¿cómo haces para salirte de un sistema cuando sin darte cuenta la corriente te ha llevado muy adentro?
¿es simplemente cuestión de “valentía”? ¿armarnos de valor, abandonar todo y dedicarnos a eso que si nos asegura nuestra plenitud?
Creo que hay circunstancias en las que simplemente debemos dejarnos llevar, si todo el tiempo estamos luchando contra la corriente, nos cansaremos, no podremos seguir y simplemente nos ahogáremos rendidos por no poder luchar mas contra la fuerza del río. Si nos dejamos llevar por la corriente unos cuantos metros, si vamos por ese flujo conscientes de que lo estamos utilizando a nuestro favor, nos encontraremos después en un momento donde todo ese caudal desemboca en un lugar pacifico donde podremos comenzar a nadar, y no solamente hacia una sola dirección, si no con toda esa inmensidad como opción . Creo que para no ser presas de la desesperación la mejor manera de luchar es a veces el dejar de hacerlo. Y encontrar la oportunidad en donde con toda esa fuerza guardada pueda ser encausada y aprovechada.
Ese río despiadado es nuestra mente. No hay que presionarse ni torturarse a cada segundo por no vivir la vida como la hemos soñado, no hay que castigarse por no perseguir los ideales. El momento ocurrirá por si solo solamente hay que esperar por el.

Screen Shot 2013-05-22 at 14.19.58
por Moisés Schiaffino
escribeme moy.schiaffino@hotmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply