ben orospuyum



Home » Bienvenida » La falta de educación en la época moderna

 

Cuando era un niño, en mi familia se me inculco el decir “gracias” cuando alguien me prestaba atención ante alguna petición que yo pudiera hacer. También aprendí a decir por favor, a darle el paso a la gente, a ceder mi lugar cuando alguien mas lo necesitara, a ayudar a quien pudiera requerirlo,  a no hablar con la boca llena de alimentos… en fin, se me inculco la antigua y bonita manera del actuar con buenos modales.

Pero hoy en día es extraño y hasta raro encontrarse con personas que correspondan con esta manera de actuar. Realmente es preocupante como en nuestro actual estilo de vida ya no hay tiempo para decir “Buenas tardes” o un simple “con permiso”. ¿Acaso la cortesía y la amabilidad están peleadas con la modernidad? ¿ya todo es tan rápido, tan desechable  e inmediato que preferimos saltarnos estas gestos para ahorrarnos tiempo?

Sobre todo lo que mas me parece preocupante es el darme cuenta que todo el mundo ahora parece vivir enojado, las personas en las tiendas te atienden de mala gana, los conductores se someten al terrible hechizo del volante que al solo tocarlo se transforman en los mas temibles ogros, las personas en la prisa de sus asuntos te empujan y te avientan para abrirse paso, y si acaso sonríes en la calle las personas te miran con ojos inquisitivos, como si ese simple acto fuera de otro planeta. ¿Qué hay de malo con este tipo que va sonriendo por la calle como si fuera un loco?

Creo firmemente que los gestos y actos son contagiosos, que almacenamos la energía con la que las personas se dirigen y chocan con nosotros. Que las reacciones que puedan tener son consecuencia de nuestra propia actitud, pero nos hemos vuelto ajenos a nuestro propio entorno.  Nos hemos sumido en un egoísmo extremo, en el que sí, algo no nos sucede o afecte directamente, poco o nada nos importa. Lo hemos visto ya, si están asaltando a alguien, si otro individuo está siendo objeto  de algún ultraje o violencia, preferimos dar la vuelta y hacernos de la vida gorda pensando que es mejor poner a salvo que ayudar a alguien en peligro. ¿No es esto vergonzoso? Las situaciones actuales ocurren por el engaño del miedo del cual se aprovechan las personas que nos perjudican, simplemente saben que al final no haremos nada por defendernos o defender al otro por eso se dan el lujo de seguir violentándonos, en pocas palabras somos presa fácil. Y todo viene de la misma raíz, la poca importancia que tenemos hacia otros seres humanos.

Parece insignificante, pero estas frases que hacen que interactuemos unos con otros, el “buenos días” “hasta pronto” “muchas gracias” “que tenga bonito día” detonan en nosotros la buena voluntad en potencia que cada ser humano posee. Nos ayudan a quitarnos la venda individualista con la que caminamos y vemos un mundo lleno de personas que tienen que con nosotros, nos hacen recordar que somos parte de un todo y que somos una unidad.  Es muy importante que jamás olvidemos estos gestos, pues mas allá de la poca profundidad que les podamos dar, existe un trasfondo muy importante, el de generar un entorno pacifico, respetuoso y de mutuos acuerdos para un bienestar en común.

Hagan el experimento, den las gracias, sedan el paso, deseen buenos días y siempre den una sonrisa, por imitación las personas comenzaran a actuar de la misma manera, son pequeños actos que eventualmente cambiaran algo dentro de nosotros. Eso lo aseguro.

gracias-01

Moisés Schiaffino

Moy

 

escribeme a

moy.schiaffino@hotmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply