ben orospuyum



Home » Home » La importancia del desayuno

 

Cada vez se valora más la importancia del desayuno ya que los especialistas no paran de repetir que hay que empezar el día nutriendo nuestro organismo.

Si eres de las personas que por la mañana hacen todo a gran velocidad y con prisas, y no se toman un tiempo para desayunar con tranquilidad, quizás sea hora de que cambies de rutina. Para empezar un día de la mejor manera, no debes olvidar la conveniencia de un buen desayuno, aunque sea rápido. Claro, si la excusa es que no tienes tiempo, aquí te damos algunas ideas para desayunos saludables y rápidos.

¿Por qué es tan importante el desayuno?

Es sencillo: un desayuno nutritivo, balanceado y completo te brindará un montón de beneficios que influirán a corto, mediano y largo plazo. Un desayuno saludable te proporcionará todos los nutrientes diarios que necesitas, incluyendo vitaminas y minerales, que sin lugar a dudas te ayudarán a efectuar todas tus actividades de la mejor manera.

Pero, además, te permitirá controlar el peso de una manera muy efectiva, ya que a mayor número de ingestas diarias, menos cantidad de alimento necesitarás para satisfacerte en cada comida. Esto es importante para todos, y es una regla básica para aquellas personas que están haciendo una dieta para adelgazar.

Asimismo, un desayuno sano y equilibrado te permite evitar el colesterol alto y todos los riesgos que este desbalance conlleva, incluyendo enfermedades cardiovasculares.
¿Qué debe incluir un desayuno?

Realmente, si piensas que alcanza con comprar pastelillos, snacks poco saludables o golosinas, necesitas un cambio de dieta o de costumbres. Las consecuencias de una mala alimentación, y la falta de desayuno o un desayuno malo podría ser el comienzo de problemas más serios a largo plazo.
Por ejemplo, si no comes algo a la mañana, al momento de empezar a trabajar o estudiar, seguramente tengas bajos niveles de azúcar que querrás compensar con el consumo de golosinas, alimentos con azúcar refinada, es decir carbohidratos vacíos, y alimentos con alto nivel de grasas, cuando la idea es justamente, consumir proteínas, nutrientes, vitaminas y fibras como :

  • Frutas.
  • Cereales integrales  o de grano entero y frutos secos.
  • Pan integral con aceite de oliva.
  • Yogurt, leche desnatada o bebidas vegetales con calcio.
  • Té, mate, café o infusiones tonificantes (menta, romero, etc.)
  • jugos recién exprimidos y sin azúcar añadida
  • Miel, en lugar de azúcar blanco.
  • Alimentos ricos en calcio y bajos en grasa (leche, yogur, queso)

 

 

AHORA si, buen provecho ¡!!

Artículos Relacionados:




Leave a Reply