Home » Bienvenida » La mente y el verdadero sentido de la vida

Hace poco asistí a una conferencia en la cual se trataron diversos temas alrededor de las situaciones actuales del mundo.
Entre todo ese caos del cual me sentí presa, encontré varios pensamientos que me dejaron bastante reflexivo. Todos ellos se sostienen de un concepto que hemos olvidado y que puede ser la diferencia al encontrar nuestro punto de equilibrio en la vida: Hemos dejado de lado por completo el conocimiento de que poseemos una mente.
Esa pequeña parte de nosotros que hace que todo funcione en nuestro paso por este mundo y que es la gran responsable del como nos comportamos y del como funcionamos y a la que dedicamos muy poca atención a su cuidado y a su desarrollo.
En la antigüedad, se le daba mucha importancia al estudio y desarrollo de esta parte de la constitución del ser humano, de hecho se tenia la creencia que el hombre se dividía en 3 partes: Cuerpo, mente y espíritu. Al igual que el cuerpo, es una parte de nosotros que se puede ejercitar, pero sobre todo se puede y se debe educar.
La estructura del mundo esta completamente diseñada para que sigamos patrones y no nos ejercitemos mentalmente en otros ámbitos. Se nos dice que para que alcancemos una plenitud como seres humanos debemos alcanzar tres metas: un buen trabajo, una buena posición económica y una persona a nuestro lado que nos acompañe. Y las personas que no cumplen con estos requisitos son muchas veces tachados y señalados como “disfuncionales” para el resto de la sociedad. Pero he encontrado personas que a pesar de contar con estos tres puntos cubiertos experimentan un gran vacío en su vida ¿por qué?

He ahí que muchas de las consecuencias negativas de nuestros actos se hacen presente, ya que al no existir una conciencia real del porque actuamos obedecemos a patrones de comportamiento que adquirimos por imitación, es decir, actuamos como lo hacen los demás. Y entonces experimentamos infelicidad.

La necesidad de cultivar una mente que produzca sus propios pensamientos nace desde la niñez, ¿a cuantas personas no les paso que dejaron muchos de sus propios objetivos, anhelos o metas por encajar en una estructura que les garantiza el éxito y la plenitud? Todos hemos caído en esa trampa, y al no poder alcanzar muchas veces las metas de esta estructura nos sentimos completamente decepcionados de nosotros mismos pero esto no es, si no la consecuencia de una mente que no es conciente de sus propias necesidades, de su inquietudes individuales ni de sus deseos personales.

Cuando procuramos el ejercitar nuestra mente el proceso de crecimiento es similar a cuando ejercitamos el cuerpo. Al principio cuesta, duele y se requiere de mucho esfuerzo y perseverancia, pero cuando comienza a responder nos va pidiendo cada vez más, se fortalece y llega a transformarse en algo completamente admirable.

Heart-Mind MOy

¿cómo se educa la mente?
Primero teniendo conciencia de que somos seres que poseemos un “mundo interno” en donde habitan nuestros pensamientos, nuestros deseos y que es donde se originan nuestras acciones. Es muy importante encontrar el sentido de la vida que cada uno posee, porque cada persona es un ser completamente diferente al otro que tiene al lado, que hay cosas que nos hacen felices y otras que nos hacen sufrir y que no tienen porque ser las mismas para los demás.
Cuando aprendemos a conocernos a nosotros mismos se originan pensamientos originales, comenzamos a actuar de acuerdo a nuestras propias convicciones y luchamos por alcanzar aquello que a cada uno hace feliz (y que muchas veces esta muy alejado de lo que se nos dice que debe ser la felicidad).
Uno genera su propia visión de la vida y comienza a construir una propia estructura del mundo. Al tener conocimientos sobre ti y el control de tus pensamientos que ya no obedecen a un orden global si no a objetivos personales, dejas de sufrir por no alcanzar las metas “sociales”, pues ya no es una competencia, ya no quieres ser el mejor, simplemente recuerdas lo que es importante y por que lo es (para cada uno) y cada paso que das desde ese punto será efectivo. Uno se siente dichoso por seguir el camino que su mente pide seguir y te sientes pleno, pues te sientes completo, te obedeces a ti mismo y tus acciones te obedecen a ti, ya no eres presa de una mente que actúa a ciegas, te vuelves el maestro y al arquitecto de tu propia existencia.
Nos hemos dejado llevar por la ilusión de que el dinero rige al mundo y enfocamos todo nuestro esfuerzo y nuestra vida por llegar a el. Pero tenemos alternativas, opciones y otras oportunidades que nos aseguran mayor plenitud, pero primero y antes que nada debemos descubrir cuales son, dentro de nosotros mismos. No construyamos magníficos castillos en el aire, sin antes haber construido unos fuertes e inquebrantables cimientos, esos cimientos son nuestras mentes.
Para eso estamos aquí, para sentir, compartir y dar muestras de estas cosas. Y cuando lo hacemos, todo cobra sentido.

Por Moisés Schiaffino
Screen Shot 2013-05-22 at 14.19.58
recibo tus comentarios en
moy.schiaffino@hotmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply