Home » Bienvenida » Pituitaria, glándula maestra

La Pituitaria Glándula maestra

pit

La glándula Pituitaria, también llamada hipófisis, se la relaciona con el Ajna Chakra o Chakra frontal, pues este es el centro de energía a través del cual podemos encontrarnos con nuestra sabiduría interna, conectarnos con nuestro aspecto intuitivo y positivo, y tranquilizar nuestra mente. Ajna significa “percepción”, el Sexto Chakra se conoce comúnmente como “tercer ojo”: ese punto de colore carmesí que los y las hindúes dibujan entre sus cejas para despertar el poder de la intuición.
mujer 3 ojo
Ajna gobierna la glándula pituitaria, la glándula maestra del sistema endocrino. La pituitaria se asocia a la intuición en parte porque, más que en ninguna otra estructura física, es el nexo entre la mente y el cuerpo. La pituitaria traduce las ideas y emociones de la corteza cerebral en sustancias químicas que controlan el estado de ánimo, los músculos y el metabolismo. Su función es supervisar a las demás glándulas a fin que secreten únicamente la cantidad exacta de hormonas necesarias para el organismo. Secreta además sus propias hormonas, que van a influir en la acción de casi todo el organismo, permitiendo a la persona llevar una vida normal.
2 glandulas
Al meditar o hacer ejercicios de interiorización a través del llamado “tercer ojo”, estamos ayudando nada más ni nada menos que a armonizar la energía de esta glándula tan importante para nuestra vida y a optimizar su funcionamiento. Así como el descanso proporcionado por el sueño revitaliza nuestras fuerzas permitiéndonos recomenzar cada día, la relajación consciente influye directamente sobre todas nuestras funciones corporales, en este caso las de la hipófisis. El hecho de meditar o relajarnos, repercutirá sin duda en un mejoramiento total de la salud y en una necesidad de incrementar los momentos del día en que podemos utilizar estos recursos.
interior
Médicos alemanes de la Escuela de Medicina de la Universidad de Berlín han descubierto que entre las glándulas pineal y pituitaria existe un fino canal más delgado que un cabello, que úne las hormonas que secretan ambas y cuando ello ocurre químicamente, se produce un estado místico en la persona. La unión de estas dos secreciones hormonales puede facilitarse voluntariamente cuando la persona mediante métodos específicos, logra cruzar el umbral que separa al ser físico del ser divino que lo complementa. Si se manifiesta un desequilibrio, o si se “sobrecalienta” tu lado racional deja sin lugar a tus aspectos intuitivo, creativo y emocional, también tu lado intuitivo, tus dones psíquicos se “sobrecalientan”. Quieres ir demasiado de prisa, tomando clases, leyendo todo tipo de libros, ensayando todo tipo de técnicas, etc. y creas un desequilibrio porque tu cuerpo físico no puede soportar todos los cambios interiores que se producen. Si tu hipófisis está afectada por un tumor, vives un sentimiento profundo de impotencia, teniendo la impresión de no ser capaz de alcanzar los objetivos que te habías fijado. El obstáculo puede ser físico o emocional. Tienes la sensación de ser “demasiado pequeño” para alcanzar un objetivo y puedes tener miedo de los medios a utilizar para conseguir tus propósitos.

Los antiguos maestros no conocían la pituitaria, pero creían que se distribuían fluidos muy especiales desde el Sexto Chakra. Llamaban a estos fluidos Amrit, que significa ambrosia o néctar. Hoy sabemos que este néctar consiste en las secreciones de la pituitaria, que entran en la corriente sanguínea y viajan por el cuerpo, dirigiendo las acciones del resto de las glándulas endocrinas. El poder de la mente es, según las culturas milenarias, el más fuerte. De ahí los silencios y las meditaciones de los sabios para fortalecer la conexión con su conciencia más profunda. A través de la meditación, desarrollamos el vínculo con nuestro ser más elevado, disminuyendo así la distancia entre el yo y la divinidad interna. De esta manera nos volvemos conscientes de la belleza que existe en nosotras y en cada una de las personas, y desaparecen las dualidades y las luchas de nuestro ego. Estamos hablando de la capacidad de ver desde el alma, en lugar de ver desde el yo. Nos centramos en la totalidad de nuestro ser, más que en las estrechas preocupaciones, basadas en el yo, acerca de la supervivencia y de la posición.

glandulapinealpituitaria
Cuando la conciencia empieza a desplegarse abre la mente intuitiva, la mente completa, y revela la realidad que estaba antes oculta. Podemos ver más allá de lo obvio, vemos texturas y matices que a menudo escapan de la percepción de la corteza frontal del cerebro, que sólo es capaz de reconocer lo que se le ha enseñado a reconocer a través de la experiencia previa. Con esta nueva visión de le realidad podemos hacer nuevas elecciones, incluyendo las que marcan el camino del alma.
¡ QUE EL ETERNO SOL TE ILUMINE ¡
SAT NAM _ . _
Dev Mukh Singh (Francisco Rangel)
Maestro de Kundalini Yoga y Meditación
Ponte en contacto conmigo y con gusto resolveré tus dudas, escríbeme a escuelanandayoga@gmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply