Home » Bienvenida » Recordando a mi amiga

 

A veces pensamos que caminamos solos en la vida, que cuando llegamos a un lugar o lo dejamos, todo se termina, que no dejamos nada y que todos se olvidan de nosotros. Pero a veces estamos equivocados por eso quiero escribirte porque me nació el suspiro desde que nos despedimos  y nos dimos un adiós – temporal espero -. Te advierto que no escribiré como muchos a los que tú admiras. Pero si trataré de sembrar una vez más la semilla que fecunda la reflexión fútil en el intelecto pero la inspiración eterna en el camino del alma. Al menos en la nuestra, en la tuya y en la mía. Al menos por esta vez.

Solo una mujer es capaz de dar como tú das,

De pensar como tu piensas, de sentir como tu sientes.

Solo una mujer puede cargar lo que tú llevas con orgullo, con amor y fuerza sobre tus hombros, sobre tu regazo, sobre tu corazón. Por tu hijo y por ti.

Muchas pero muchas veces hablamos de la grandeza de la mujer, de su estructura psíquica, de sus pensamientos, de su fuerza espiritual y al final poco a poco se fueron convirtiendo en los tuyos de tal manera que cuando las circunstancias me oprimieron estabas ahí para aliviar como solo una mujer sabe sanar la debilidad mental del hombre ante los tiempos de prueba.

Fuiste un capullo que poco a poco se convirtió en flor y si el surrealismo nos permite en una ave fénix que ha desplegado sus alas para alimentar la vida, tu vida, la mía, y la de muchos pero muchos que ansiosos llegan a tu presencia para encontrar el consuelo de seguir caminando en el circulo del samsara.

Muchas veces como ahora me quedo frente al teclado esperando que las letras formen palabras que describan lo que siento, y como siempre me quedé corto porque quisiera escribirte y describirte para que te conozcan como te conozco, te admiren como te admiro y te quieran como te quiero.

Sabes que he sentido tu recuerdo como algo latente, y hoy  es de esos días que cuando comíamos juntos expandíamos nuestras mentes al compas de cada bocado, de cada palabra.

Recuerdo nuestra amistad desde un punto de vista muy particular,  quien iba a pensar en que disfrutaríamos de muchas pero muchas charlas, desde las más fútiles, hasta las más profundas y devocionales. Muchas veces hablamos de mil cosas, de mil personas, de mil películas, de algunos libros, de nosotros, de Dios y de la bendición de cantar el nombre, de repetir su palabra y reconocer al Guru.  Caminamos sobre la existencia y llamamos al de los mil nombres más de una vez. Cantamos, hablamos, bendecimos y agradecimos por todo, por eso mi querida amiga eres capaz de materializar todo lo que eres, todo lo que piensas y todo lo que sueñas.

Gracias por caminar conmigo,

Gracias por reír y soñar conmigo,

Gracias por tu presencia y tu soporte,

Gracias por todos los momentos únicos

Gracias porque caminar contigo fue de gran ayuda,

Gracias por estar en mi vida y gracias por recordar que meditar en el infinito te da el mas grande de los tesoros, estar a los pies del loto del verdadero Guru. Tú y tu hijo están siempre en mi corazón. Desde mi corazón gracias. Perdón si no escribo todo lo que mi corazón siente, pero tu sabes el cariño, el respeto y la admiración que tu presencia evoca. Sat nam.

 

 

Dev Mukh Singh (Francisco Rangel)

Psicólogo integral y Maestro de Kundalini Yoga y Meditación

Ponte en contacto conmigo y con gusto resolveré tus dudas, escríbeme a escuelanandayoga@gmail.com

Artículos Relacionados:




Leave a Reply