ben orospuyum



Home » Bienvenida » Valor per capita

 

Todos los días nos levantamos, nos preparamos para abordar nuevamente nuestra cotidianeidad y nos arreglamos para ello.

cartoon_trompe_loeil_karin_viktoria_bjurstrom_2
Elegimos cuidadosamente o por el contrario despreocupadamente la ropa que usaremos y el final de nuestro proceso culmina cuando echamos por ultima ocasión, una mirada al espejo que nos da su veredicto final en la calificación de nuestro autoestima. ¿Te gusta lo que ves?
Todo el tiempo, al conocer y dialogar con personas me cuestiono en donde reside el valor que cada una de ellas le da a su propia existencia. No es un secreto que las grandes empresas junto con la sociedad nos han impuestos estándares muy elevados de lo que es y no es ser bello, y que muchos de nosotros han puesto en peligro hasta sus propias vidas por alcanzar y permanecer en ese status. Pero ser bello en estos días importa y mucho, pero ¿para que importa?
No es muy difícil hacer una lectura rápida de las personas y su autovaloración cuando tienes una pequeña charla con ellas. En estos días, todo el mundo esta tan preocupado por mostrar que “vale” de cierto modo, que basta darles 3 minutos para que comiencen a resaltar todas las “cualidades” que los hace especiales. Te hablaran de su exitosa carrera profesional, de lo saludables y deportistas que son, de las nuevas adquisiciones materiales que han hecho (teléfonos, coches, propiedades, guardarropa, etc) y hasta del capital humano con que se cuenta, no importa como eres tu de amigo, si no “quiénes” son tus amigos.
Pero el asunto aquí es que creamos una alimentación tipo “boomerang” para que nosotros podamos validar nuestra propia existencia. Es decir que no nos importa el concepto que nosotros podamos generar de nosotros mismos, necesitamos hacer un promedio de todas las opiniones externas de nuestra persona para entonces y a partir de ello generar una opinión personal con la que podamos quedarnos tranquilos de entonces, y solo entonces nuestra vida tiene un valor. ¿No es eso sumamente triste?
¿Por qué tenemos que esperar a que los demás nos digan o demuestren que merecemos la pena ser tomados en cuenta por ellos? Aun no hemos entendido el verdadero valor que cada vida posee y que dista por mucho de tener que ver con el como te ves, que tan popular eres, o los accesorios que adornan tu vida, tiene mucho que ver con todo aquello que te hace un ser con verdadera calidad humana. Que ¡ojo! También existe el contrario extremo, hay personas que con tal de que se les reconozca su valor, buscaran ser “las mas humildes, las mas caritativas y espirituales” pero eso no corresponde a un actuar honesto, simplemente es una manera más de llamar la atención y enaltecer su “valor”.
No hay una formula secreta para encontrar el verdadero valor que cada uno tiene como ser humano, lo único que siempre debemos de hacer es mirar nuestro interior y no el espejo, cuestionarnos ¿por qué hago “esto”? ¿en función de mi felicidad o en función de una aceptación? Y con la honestidad ante todo, al exterior podremos mentir, al interior jamás pues se corre el riesgo de que creamos nuestras propias mentiras. No hay ser mas hermoso y mas valioso, que aquel que actúa en la libertad plena de un pensamiento y que aprecia la vida por simplemente estar vivo, y respetar a sus semejantes porque tienen el mismo valor que es.
El valor de cada uno sumado al de todos los demás da como resultado UNO.
Quien lo entiende encuentra un tesoro invariable

Moisés Schiaffino
escríbeme moy.schiaffino@hotmail.com
Moy

Artículos Relacionados:




Leave a Reply